Transformando conflictos en oportunidades: la importancia de la comunicación y la percepción

Tiempo de lectura: 7 minutos

En el complejo entramado de las relaciones laborales, los conflictos son inevitables. ¿Cómo podemos manejarlos de manera constructiva? En este artículo exploraremos cómo la percepción y la comunicación juegan un papel fundamental en la gestión de conflictos en el ambiente empresarial.

¿Conflictos en tus relaciones? ¿Estás haciendo una petición o una exigencia?

Este tema es de interés, tanto a nivel personal, familiar como laboral, pues nos encontramos con situaciones donde nos sentimos que no estamos logrando los resultados deseados.

En conversaciones diferentes es común escuchar: el líder está siendo muy incomprensivo; los colaboradores no están logrando los niveles de productividad que deseamos y en lo personal se parece más a: mi pareja no me oye, no me entiende; mi hijo(a) vive en las nubes, solo atiende su celular sin apoyarme en las tareas del hogar; La debilidad o vacío puede estar relacionada con la forma cómo estás haciendo las peticiones.

Cuando una persona “percibe” que le están exigiendo hacer algo, tiene dos conductas o se somete o se rebela. Mientras mantenemos una actitud donde culpamos, castigamos o queremos hacer sentir culpable a nuestro interlocutor, más nos alejamos de la posibilidad de que sienta nuestra solicitud como una petición, ya que lo asociará con una exigencia.

Los conflictos se originan cuando los intereses no están alineados

En este espacio conversaremos sobre los conflictos empresariales, entendidos como las situaciones donde se enfrentan personas que pertenecen a un equipo o una unidad, los cuales pueden ocurrir entre colaboradores y la gerencia; socios, líderes; y resultan de desacuerdos en escenarios laborales.  Para visualizar esta situación es preciso que puntualicemos cómo la percepción puede influir en el origen del conflicto.

¿Qué significa percepción? Se refiere a la forma en que interpretamos y entendemos el mundo a través de nuestros sentidos. Es el proceso de tomar la información que vemos, oímos, tocamos, olemos y saboreamos, y darle un significado. Si nosotros interpretamos nuestra realidad, ese contenido puede estar impregnado de creencias, prejuicios, etiquetas o aprendizajes anteriores que definen nuestra forma de mirarla; por ende, en el escenario laboral, es conveniente convertirnos en:

Observadores de la realidad, para describirla, de la manera mas objetiva posible; así evitamos la incorporación de apreciaciones personales que en nada benefician la búsqueda de soluciones positivas para resolver la situación conflictiva.

Enfocarnos en el problema, sin etiquetar al posible culpable; esta actitud nos permite evitar emitir juicios sobre el interlocutor, buscando caminos de acción donde, según sea el caso, se asuman responsabilidades. Con esta acción se fortalece la confianza, nos alejamos de críticas y fortalecemos la asertividad al momento de buscar la resolución del conflicto.

Mirar los conflictos como parte de nuestras vidas, asumiéndolos como oportunidades de aprendizaje. Ya que nos pueden brindar diferentes formas de resolverlos, brindando la oportunidad de escuchar opiniones, y de darle valor a las mismas al momento de tomar decisiones. La mejor manera de resolver un conflicto es evitándolo; sin embargo, si se presenta, es pertinente afrontarlo con precisión para evitar riesgos mayores para la empresa o en la interrelación de los miembros del equipo. Conocer esto genera confianza si tienes las herramientas adecuadas.

Definir con claridad la petición, aquí corremos el riesgo, que aun cuando hagamos una petición de manera cuidadosa los demás pueden percibirla como una exigencia. Esto puede ocurrir cuando ocupamos cargos de autoridad y las personas han tenido experiencias negativas con estas figuras de poder.

Puntos fundamentales de la comunicación

Mecanismo de control: Necesidad de que el interlocutor haga o entienda algún tipo de información y mensaje.

Brindar apoyo: Acompañar a la persona en el proceso, no necesariamente para conseguir un resultado inmediato.

Componente informativo: Declarar información con claridad y evitar la ambigüedad.

Transmisión de emociones: Transmitir emociones a través de la comunicación, incluso en medios como el correo electrónico.

Si quieres profundizar en este y otros aspectos de la comunicación escucha en Spotify nuestro episodio comunicación vs conversación 

¿Cuándo los demás perciben nuestras peticiones como exigencias?

Exploremos nuestro lenguaje al querer comunicarnos. Revisemos algunos ejemplos: nuestras solicitudes comienzan con

Ella debería …

Yo merezco…

Tengo motivos para…

Si la otra persona no cumple nuestra solicitud, la tendencia es a juzgarlo. Por eso es tan importante solicitar claramente la petición; corroborar con el otro (o el grupo) cómo recibe la información; para evitar suposiciones; vamos clarificando que llegó el mensaje de la manera correcta.

En estas líneas se presentan algunas luces sobre acciones que pueden ser aplicadas con éxito para disminuir la incidencia negativa de los conflictos, y buscar escenarios de comunicación saludables, estableciendo peticiones de forma precisa, basadas en la sinceridad que permitan satisfacer las necesidades de todos.

Simplicidad en la Comunicación

La comunicación debe ser sencilla, clara y concisa para ser efectiva. La simplicidad no implica pobreza de contenido, sino claridad y precisión.

Acompañamiento en la Comunicación

Es crucial acompañar a las personas en el proceso de comunicación, ya que no todos captan el mensaje de la misma manera o al mismo ritmo.

Repetición del Mensaje

La repetición es fundamental en los procesos de aprendizaje, cambio o adaptación, ya que no siempre se capta la idea a la primera.

Comunicación No Violenta

Es importante considerar las necesidades de los empleados y no solo enfocarse en el salario, sino también en su satisfacción personal y alineación con la visión y misión de la empresa.

¿Te gustaría saber más sobre cómo gestionar los conflictos desde la inteligencia emocional? Puedes leer nuestro artículo aquí 

Para finalizar

Otro aspecto que puede nutrir tu comunicación haciéndola más asertiva, efectiva y empática, es el autoconocimiento en relación con tus estilos de personalidad. Somos personas únicas e irrepetibles, sin embargo, nuestra forma de expresarnos está íntimamente relacionada con nuestros rasgos de personalidad.

¿Quieres conocer más sobre el tema?

Emir Giménez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *