Gestionando el conflicto: Construyendo puentes de conexión relacional desde la Inteligencia emocional. Parte 2

Tiempo de lectura: 6 minutos

II parte: Competencias interpersonales

La comunicación interpersonal viene a ser la forma como aprendiste a intercambiar ideas, opiniones, sentimientos, aceptación o rechazo.

Está impregnada de mensajes que recibimos en la infancia, a través de adultos significantes que nos acompañaron en la familia, escuela, amistades, vecinos o cultura social, dependiendo del país donde crecimos. Se convierten en creencias, prejuicios, y/o etiquetas que a lo largo de nuestra vida hemos ido aceptando como válidas.

La comunicación interpersonal, es la que te acerca o aleja de los demás.

Lo importante en la actualidad es saber que tenemos la posibilidad de ir haciendo cambios, incorporando nuevas formas de pensar y actuar para lograr estilos de personalidad más funcionales que nos den mayor satisfacción y bienestar al momento de interactuar con “otros”.

Esos cambios se traducen en hábitos saludables que tienden a ir transformando de manera más efectiva nuestro proceso de comunicación.

En este escrito te compartimos algunas estrategias que pueden ser efectivas al momento de establecer una comunicación, logrando hacer solicitudes o peticiones claras que lleven a acuerdos; y que a la vez te puedan ser útiles en la prevención, mediación y negociación de conflictos.

La manera de incorporarlas y adaptarlas a tu vida personal, familiar, profesional o social, dependerá del contexto y de la motivación que te lleva a buscar maneras de optimizar tu conexión relacional.

Practicar la empatía

La empatía es un paso fundamental para propiciar una comunicación desde el sentir y el respeto por el “otro” como ser humano.

Implica dejar a un lado distractores y estar “en presencia” con todos los sentidos, atendiendo la solicitud de comunicación; comprendiendo las perspectivas, sentimientos; mostrando genuino interés por sus necesidades y preocupaciones con una actitud de atención plena.

Escuchar empáticamente, evitando emitir juicios hacia las experiencias y emociones de la pareja, amigo(a) o tus compañeros de labores. Al hacerlo, estarás creando un ambiente de confianza donde se fomenta la comprensión mutua.

Fomentar la comunicación abierta y respetuosa

Una comunicación respetuosa y precisa tiende puentes de conexión relacional.

Si es en el área laboral:

  • Permite a tu interlocutor(es) conocer qué se está solicitando, en cuánto tiempo y cuál sería la corresponsabilidad de cada uno para el logro del objetivo planteado.
  • Promueve un ambiente en el que todos se sienten seguros para expresar opiniones, preocupaciones y estrategias o propuestas de manera abierta.
  • Cuando los colaboradores pueden expresarse de manera respetuosa, escuchando atentamente a los demás son menos frecuentes los malentendidos; lo cual suele observarse en acciones enfocadas a mejorar los procesos y la productividad.

 

Buscar estrategias colaborativas

En lugar de adoptar un enfoque competitivo promociona la colaboración, la solidaridad y la satisfacción del equipo. Esta actitud inspira y potencia el sentido de pertenencia de los colaboradores, al experimentar que su voz es tomada en consideración para encontrar soluciones mutuamente beneficiosas.

Las dinámicas con estrategias gamificadas permiten la valoración e incorporación de ideas creativas, innovadoras, consensuadas y que invitan al compromiso en su ejecución. Fomentar la mentalidad de “ganar-ganar” ayuda a construir puentes y propicia relaciones más sólidas, donde el líder acompaña al equipo hacia un proceso de transformación, empoderamiento y expansión.

 

Aprender y crecer a partir del conflicto

El conflicto en el entorno laboral no siempre es negativo. Puede ser una oportunidad para el aprendizaje y crecimiento tanto a nivel individual como organizacional.

Después de gestionar de manera pertinente un conflicto, es importante reflexionar sobre las lecciones aprendidas, considerando cómo se pueden evitar situaciones similares en el futuro.

Una cultura de equipo de alto rendimiento es una invitación permanente a la actualización, flexibilidad para adaptarse a los cambios del entorno, en la búsqueda de acciones que optimice los procesos, el clima laboral y la productividad, con índices de satisfacción de todos los que forman parte de la organización. Implica una dinámica empresarial que se crece ante los retos y desafíos del contexto.

 

Recibir el servicio de mentorías o procesos de coaching

Esta alternativa está teniendo cada día mayor aceptación; y se observa en la incorporación de un equipo de consultores empresariales que son contratados por grandes organizaciones para la consecución de sus objetivos.

Estos profesionales acompañan a socios, ejecutivos, mandos medios y líderes en el desarrollo de la capacidad de entrenar, acompañar, supervisar y generar una interrelación efectiva con los miembros de su equipo.

En el caso de conflictos, si este especialista actúa como un mediador imparcial puede ayudar a los involucrados a comprender mejor las perspectivas de los demás, superando barreras y encontrando un terreno común para una alternativa de resolución más efectiva.

¿Tu empresa o emprendimiento requiere reforzar o potenciar la conexión relacional entre sus colaboradores?

Has clic en el botón de abajo y con gusto podemos brindarte una sesión informativa

Emir Giménez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *